Fernando Rojo, diseño de iluminación

Entrevista a La Vanguardia: http://www.lavanguardia.com/vida/20131227/54397502045/entrevista-fernando-rojo-luz.html

Fernando Rojo: “La calidad, la intensidad y el color de la luz son claves en la compra”

El diseñador de iluminación explica cómo influye la luz en los diferentes estados de ánimo

Vida | 27/12/2013 – 00:05h

Fernando Rojo tuvo su primer contacto con la iluminación profesional en el mundo del espectáculo. El teatro, la ópera, los conciertos y otro tipo de eventos forjaron el camino de su actual profesión, lighting designer, o diseñador de iluminación, una especialidad poco conocida en España, pero muy demandada por los mejores arquitectos internacionales. Con ellos, ha colaborado en proyectos como Resort World Sentosa, el mayor acuarium del mundo, Universal Studios, o Lusail, la ciudad del futro de Qatar.

-¿En que consiste tu profesión?

-Realizo los diseños de iluminación de interior, exterior y paisajes de todo tipo de espacios.

-¿Cómo fue  tu trayectoria?

-Empecé de técnico de iluminación en teatro, siguiendo las instrucciones de enfoque de los diseñadores. Después me convertí en ayudante de iluminador.  En esa época no existían estudios en la materia y la única manera de aprender era mirando a los maestros.

-Pero la práctica es importante.

-Cuando paraban a echar un pitillo, yo  me colaba en la sala de control y tocaba las distintas teclas que accionaban las luces. Me fijaba en cómo las escenografías variaban dependiendo del ángulo de incidencia de la luz y del color de los filtros utilizados.

-Es parte de la magia del teatro

-¡Tras el calentamiento de los filamentos de las lámparas, la nada se convertía en fabulosos escenarios!

-¿Por qué la luz?

-Siempre me ha cautivado. De pequeño me quedaba obnubilado ante las puestas de sol. Podía pasarme horas mirando el efecto del sol en el mar. También me fascinaba ver cómo la luz se colaba entre las ramas de los árboles en los bosques… Pero gracias al teatro, entendí el concepto de iluminación: las diferentes fuentes de luz, el color y su control.

-Y del mundo del espectáculo a la arquitectura…

-Dar el salto no fue fácil. Tuve que viajar al extranjero, pues en España era difícil ejercer de manera independiente, es decir sin ser contratado directamente por un fabricante.

-¿Qué hay que tener en cuenta al escoger el tipo de luz que necesitamos?

-La primera norma es no dejarse llevar por las modas o el precio. Uno debe colocar la luz que mejor le ayude a realizar sus tareas. Aunque parezca una simplicidad, hay que tener en cuenta que sin luz no se ve, por tanto debemos pensar cómo queremos ver lo que necesitamos: con su color real, la intensidad suficiente para descubrir los detalles, con contrastes que realcen las formas…

-¿En qué medida  influye la luz en nuestro estado de ánimo?

-Yo diría que a todo el mundo le afecta y espera encontrar una luz determinada en los diferentes momentos y sitios por los que se mueve. A mí me gusta una luz tenue y cálida para compartir momentos íntimos, una luz rítmica y cambiante cuando voy a bailar y una luz clara y neutra cuando trabajo sobre unos planos.

-Es algo en lo que no solemos pensar…

-Yo debo ser un bicho raro porque cuando entro en un espacio lo primero que veo es luz; al atardecer veo la sombra de los árboles sobre los edificios dorados; al llevar mis hijos al colegio me impresiona el azul intenso del cielo y las nubes bañadas por la luz del sol. Todo es luz.

-Dicen que la ausencia de la misma induce al pesimismo…

-Como he dicho, cada momento tiene su  propia luz. No me imagino una biblioteca con una luz de colores, ni una discoteca con fluorescentes de luz fría. Pero, sin caer en los extremos, a todo el mundo le molesta ese fluorescente que parpadea sin cesar sobre la mesa de trabajo, esa luz mal posicionada que se refleja en la pantalla del ordenador, o la halógena del baño que ilumina sobre la cabeza exagerándonos las patas de gallo. Sin darnos cuenta, esa falta de luz, esa mala posición, o ese color inadecuado, minan nuestro estado interior.

En cambio, la luz propicia serotonina al cerebro (la hormona del buen humor).

-Yo no soy médico, pero un cielo iluminado de rosa y azul al atardecer, una luz intensa que refleja el blanco de la nieve, un pub de diseño bien iluminado….  ¡A mí me supone un cambio de ánimo instantáneo!

-Y usted se encarga de provocar esas sensaciones

-Eso es lo que intento en cada uno de los proyectos en los que trabajo. Además de ser funcionales a nivel lumínico, procuro que no dejen indiferente a nadie.

-¿Luz natural o artificial?

-La luz natural es insustituible para la vida. Y aunque actualmente no tenemos fuentes de luz que puedan sustituir al sol, se está haciendo una gran labor en este sentido. Según la calidad, intensidad y temperatura de la misma, se pueden recrear amaneceres y atardeceres en una residencia de ancianos o fomentar el crecimiento de las plantas en un invernadero.

-¿Cómo se clasifica la luz artificial?

-Se pueden clasificar por el tipo de fuente. Entre las más conocidas destacan el fuego, la vela, la bombilla de incandescencia, infelizmente prohibida, la halógena, la fluorescencia, ya sea en tubo o compacta, los halogenuros y sodios, mayormente utilizados en las farolas y grandes superficies, y los leds. También las distinguimos por color: blanco cálido, blanco neutro, blanco frío, blanco día o RGB. Y por último, por el tipo de intensidad, o watios.

-¿Con qué tipo de luz se trabaja mejor?

-La luz indirecta o directa difusa es una buena opción.  En cualquier caso, la luz no debe deslumbrarnos  ni reflejarse en las pantallas del ordenador.

-¿Y  para estudiar?

-Luz blanca desde el lado contrario a la mano con la que se escribe,  para no crear sombras ni reflexión en las fotos de los libros.

-¿Cómo deberíamos iluminar correctamente nuestra casa?

-Lo ideal es utilizar, al menos, dos fuentes de luz diferentes en cada estancia. Así podemos crear diferentes ambientes, dependiendo de la hora del día,  o de nuestro estado de ánimo. Por lo general, las entradas deben ser neutras e invitantes, el salón y la habitación de matrimonio cálido, el comedor relajante, la habitación infantil divertida, el lavabo brillante y el jardín sombrío.

-¿Qué tipo de luz es la ideal para un restaurante?

-Depende del uso.  En un fast food,  que requiere reconocer rápidamente los productos y su precio, además de que la circulación de clientes sea rápida,  es necesario una buena iluminación, contrastada, que nos permita saber los pasos a seguir. Un restaurante, tipo celler, tendrá una iluminación tenue sobre las mesas con pequeños acentos en la decoración, que creen la magia y el glamour esperados para ese momento.

-¿Y en una habitación de hotel?

-Es indispensable instalar paneles de control para lograr distintos ambientes lumínicos según el tipo de cliente. Un hombre de negocios necesita la luz suficiente que le permita leer documentos y arreglarse para una reunión. En cambio una pareja en viaje de placer, espera encontrar un ambiente de descanso, distinto al que suele tener en casa.

-Los ambientes lumínicos también se utilizan para engañar o manipular

Actualmente, se instalan ventanas falsas que recrean la luz del sol o imágenes retro-iluminadas de paisajes que el ojo no sabría distinguir como falsas de no ser por nuestro cerebro, al que no se le puede engañar con tanta facilidad. Pero no hay mayor manipulación que la que se consigue con los flashes de una discoteca, las luces azules de la policía  o las del teatro. La luz es un estímulo fundamental.

-También  podemos comprar productos por error…

-En las tiendas de ropa mal iluminadas podemos inclinarnos a comprar una prenda que al llegar a casa nos decepciona. La calidad, la intensidad y el color de la luz son claves en la compra.  Un truco es pedir  permiso al dependiente para sacar la prenda a la calle o un lugar mejor iluminado.

-En el cine hay muy poca luz, y la gente se duerme… ¿Deberían cambiarla?

Yo creo que es la adecuada para tener un buen contraste de imagen y poderse meter en la película. Quizás deberían mejorar las películas. ¡La gente se duerme de aburrimiento!

-¿En qué medida influye la moda en la iluminación?

-Influye en su color, su forma y su intensidad. Pero también es interesante ver cómo varía según la estación del año y la región geográfica en la que nos encontremos A los occidentales nos encanta la luz cálida en nuestras casas, mientras que los asiáticos prefieren una luz fría.

-¿Las personas también son diferentes según las condiciones lumínicas del lugar donde viven?

-¡Claro! Imaginemos la influencia de la luz del sol de los países nórdicos: baja, ladeada y corta. No tiene nada que ver con la de los países ecuatoriales: alta, cenital y larga. ¡Y yo diría que los caracteres de sus habitantes son bastante diferentes!

-¿Qué opina de las bombillas de bajo consumo?

-No hay que dejarse engañar con lo bueno bonito y barato. Si realmente queremos ahorrar en energía y rentabilizar la inversión,  hay que invertir en calidad.

-¿Qué tipo de lámpara?

-Si es para iluminar, minimalista. Para decorar ¡siempre sorprendente!

Raymond Loewy

raymondloewy

official site Raymond Loewy: www.raymondloewy.com

If there is a designer whose name is synonymous with industrial design it is Raymond Loewy (1893-1986). What Charles and Ray Eames are to furniture design, Raymond Loewy is to industrial design — the modern master. Among the literally thousands of his well-known forms, shapes, and designs are the Coca-Cola bottle, the Studebaker, the U.S. Post Office logo, streamlined trains and ocean liners, the Shell and Exxon logos, and the Lucky Strike package. In Industrial Design the pioneering half-century of Loewy’s career is offered in a stunning visual presentation of his most famous design achievements together with his personal account of a life in design. With mid-century modern design experiencing an incredible resurgence, this book is a key reference for that look. (Google books)