Ingrid Guardiola: “Quan entra el diner en el cinema, les dones desapareixen”

 Article d’ÀLEX GUTIÉRREZ Actualitzada el 07/01/2016 00:00

Té un aire de dona dels anys 20, de quan París era una festa. Parlar-hi és un plaer perquè ho fa amb rigor acadèmic però sense la retòrica obscurantista d’altres professors.

Qui ha marginat les dones del cinema: la indústria o la historiografia?
La indústria. La historiografia el que fa és pouar en una producció on no troba aquestes dones. És veritat que podria haver denunciat aquesta mancança. Però no ho ha fet, perquè sorgeix d’una mirada absolutament masculina.

Ha reivindicat el paper de les pioneres del cinema.
Sí: quan comença la indústria, és a dir, amb Hollywood, les dones desapareixen o passen a un segon pla. Però en els orígens del cinema tenien un accés normal a aquesta activitat. No era una figura normalitzada, però sí que trobem moltes dones en diferents àmbits. La majoria de guionistes eren dones, per exemple, també les scripts, muntadores… La feina de muntadora s’equiparava a la de les cosidores, perquè era molt delicada, això d’anar tallant i enganxant film. I, en el cinema mut, el muntatge i el guió anaven de bracet. Amb l’entrada del cinema sonor, el 1927, s’assimila aquesta funció a un ofici tècnic i les dones deixen de ser ben rebudes.

Quins noms caldria restituir?
Per exemple, Alice Gee: la primera a fer les sonoritzacions en directe i també la primera a posar un primer pla narratiu dins la pel·lícula. O Lois Weber: la primera que parteix la pantalla en tres i fa córrer tres accions paral·leles. També va ser la primera a tractar temes com la prostitució i la sanitat pública al cinema… O les humoristes, com Lea Giunchi, que posaven contra les cordes la moral burgesa predominant dins i fora de la pantalla. També muntadores russes com Esfir Shub, la primera dona que usa material d’arxiu amb finalitats contrapropagandístiques.

Com és que, amb les diferents revolucions feministes del segle XX, no s’ha corregit aquest desequilibri?
Quan entra el diner en el cinema, les dones desapareixen. En el cinema documental, que està al marge de la indústria, les dones sempre han existit. Però en el que anomenem la indústria costen de trobar o bé són noms com Kathryn Bigelow, que té un imaginari enterament masculí. Potser és que les dones tendeixen a posar-se elles mateixes en un segon pla, suposo que per qüestions que tenen a veure amb el llegat i l’educació rebuda… Per això cal tenir referents. No tant en llocs de poder, com en llocs de visibilitat pública i funció pública. Com a la política. I, pel que fa al cinema, el que és necessari no és que les dones accedeixin a aquests espais de grans pressupostos, tot i que és legítim, sinó que aprenguem a desconglomerar l’economia i treballar des de noves lògiques productives.

Existeix un cinema femení?
Molta gent dirà que sí, però jo no crec que existeixi. Sí que hi ha uns temes que necessàriament cauen més a prop de l’interès femení. I també depèn del moment en què t’hagi tocat viure. Una dona dels anys setanta, que estigui enmig de la lluita pel dret a l’avortament, és normal que abordi aquest tema en primera instància. Quan hi ha un moment de revolta, qui en parla és el més afectat. Tot i que el millor seria que tots ens impliquessin en les causes que denigren la condició humana.

Però més enllà dels films polítics, ¿es notaria si ‘Star Wars’ estigués dirigida per una dona?
Doncs em poses un bon exemple. Perquè al darrere de ‘Star Wars’ es nota que hi ha una dona al darrere. Es tracta de Marcia Lucas, la dona de George Lucas, i que era la muntadora del film. Les muntadores són les grans oblidades de la història del cinema tot i ser cabdals perquè, al final, són les que articulen la coreografia narrativa d’una pel·lícula. Marcia Lucas va ser clau en moltes de les pel·lícules de Coppola i Scorsese. Però, quan es van separar, ell la va expulsar de la indústria i va desaparèixer.

Scorsese i Tarantino són dos exemples de directors diguem-ne virils que repeteixen sempre amb la mateixa muntadora.
De fet, Tarantino es va emmirallar en Scorsese i Thelma Schoonmaker. Ell tenia Sally Menkes, que va morir en una excursió. A Django unchained no hi és, i es nota: falla alguna cosa. Tarantino sempre deia que no sabia on acabava la feina d’un i començava la de l’altre. Eren un autèntic tàndem.

Simpatitza amb Barcelona en Comú i la CUP. Com ha viscut el no cupaire a Mas?
A veure: a mi em reforça el vot. Em sap greu, perquè entenc que hi ha una part dels electors que van votar JxSí perquè hi havia figures com Mas, però ¿per què uns s’han de sacrificar i els altres no? Aquí hi ha hagut un mal procés del procés a partir d’uns resultats molt bons el 27-S.

Però si anem a noves eleccions no és una oportunitat perduda i uns resultats malaguanyats?
És que jo no crec en moments d’or. Aquesta cosa messiànica o heroica d’anar repetint que vivim en un moment molt especial em sembla fal·laç. Quasi la meitat de la població desitjaria la independència i a això s’hi ha de respondre. Però les transformacions socials sempre són lentes i això ho saben bé els moviments de baix, que neixen de la base, no de l’enginyeria social.

Com a coordinadora del certamen Miniput està molt al cas de l’evolució dels formats televisius. Quan superarem la febre dels ‘realities’?
Ara es creu que arriba una fase que se’n diria ‘postreality’, en la qual ja no cal que hi hagi un element de realitat. Són muntatges falsos: ‘fakes’. Es crea un espai de ficció amb la pretensió de ser al màxim de versemblant possible. El que fan, en realitat, és jugar a les variacions sobre el tema de la simulació i el simulacre. No sé on arribarem: a nivell de brutalitat s’ha provat ja quasi tot. I això que aquí no han arribat gaire els ‘extreme realities’.

Com ara?
N’hi ha alguns que són falsos, de denúncia. Com ‘The big donor show’: tres persones a qui els fallava un ronyó i un malalt terminal que oferia el seu de premi. Un muntatge, evidentment. Però n’hi ha que van de veres. Com aquell de Txèquia en què als concursants no els tancaven en una casa sinó en la reproducció d’un camp de concentració. Hi ha també el cas d’un diari noruec, que va portar tres joves influencers a Bangla Desh perquè veiessin les fàbriques on s’elaborava la roba que ells promocionaven. Així veien les condicions laborals del capitalisme més salvatge del qual es beneficiaven.

L’última frontera és la salut, doncs.
Sí, com la d’aquell senyor que es va passar uns quants dies en una caixa de vidre. I, ara que hi penso, la gent de Sálvame no sé fins a quin punt posen en joc la seva salut psíquica. Quan els posaven al que en deien “la caja” i els enfrontaven a imatges dels moments traumàtics de la seva vida… això és tortura!

Advertisements

Porno de Laboratorio: alquimistas del siglo XXI

La última exposición del centro de arte la LaBoral de Gijón es un laboratorio de maneras de pensar el mundo y de recomponerlo

Drosophila Titanus, la mosca viajera de Andy Gracie
Drosophila Titanus, la mosca viajera de Andy Gracie

 

Titan es una de las lunas de Saturno y uno de los rincones del sistema solar que mejor conocemos, porque es el que más se parece a la Tierra. Fue precisamente un astrónomo español, Josep Comas i Solà, el primero en sugerir que Titán podía tener atmósfera. Lo hizo en 1907, observando un oscurecimiento en el borde con un anteojo de 108 mm.

Tuvimos que esperar casi 50 años para confirmar esa intuición, gracias a tecnologías nuevas y trepidantes. Pero la posibilidad de una tierra alternativa ha intoxicado los imaginarios de muchos pensadores interplanetarios, incluyendo a Stanislav Lem ( Fiasco), Arthur C. Clarke ( Regreso a Titán), Isaac Asimov ( Los anillos de Saturno), Kurt Vonnegut ( Las sirenas de Titán) y Robert A. Heinlein ( Amos de Títeres). Y a artistas como Andie Gracie, británico afincado en Barcelona, padre de dos hijos y de una saga de moscas diseñada para vivir en Titán.

Poca broma: en Titán se disfruta una temperatura de -180º y se respira un ambiente de nitrógeno, amoniaco e hidrocarburos. La presión es 1.5 veces la de la Tierra. La Drosophila titanus es una mosca de la fruta que podría, en potencia, sobrevivir en ese ambientazo. Gracie lleva trabajando en ella desde 2012 y sus tácticas de darwinismo selectivo para la pequeña cocina son un retrato necesario y comprensible de nuestro gran sueño colonial: abandonar este planeta usado y trasladarnos felizmente a un planeta más bello, más joven y lleno de petroleo alienígena.

La  Drosophila titanus es una de las protagonistas de  Materia Prima. Experimentos en arte digital y ciencia, una muestra de  la LABoral de Gijón cuya intención es producir nuevas maneras de pensar el mundo encerrando artistas en el laboratorio. Por ejemplo: ¿Estamos más dispuestos a atravesar los seis círculos del infierno evolutivo para salvaguardar nuestra especie que a dejar de fumarnos el planeta?

Alquimia del siglo XXI

El artista en el lab es trending topic hasta en España, donde los premios Vida llevaban 15 años reconociendo proyectos con ese perfil. Pero el director artístico de Ars Electrónica Gertfried Stocker, comisario de la muestra, también quiere que esos artistas vuelvan a mirar el mundo sin más tecnología que la imaginación o, como mucho, el anteojo de Comas i Solà. En Materia Prima se impone la visión alquímica de un mundo donde los elementos constitutivos del universo son aún misteriosos.

Gracie es un veterano de esa intersección; antes de ser criador de moscas ha explorado la microbiología, la astrobiología y la inteligencia artificial, pero respetando siempre los márgenes de la disciplina que le acoge. En ese sentido es interesante comparar su trabajo con el de Agnes Meyer-Brandis. Favorita en los festivales por sus instalaciones vistosas y minuciosamente documentadas, la alemana elige la imaginación sobre las idiosincrasias de la ciencia. Donde Gracie cría dípteros braquíceros para colonizar una Tierra futura, Agnes entrena a una familia de gansos para volar a la luna, un experimento imaginario a medio camino entre Francis Godwin, Melies y Nils Holgersson.

Teacul Tools, de Agnes Meyer-Brandis
Teacup Tools, de Agnes Meyer-Brandis

 

Su intervención para Materia Prima, Teacup Tools, es una mesa de té bucólicamente arbolada donde las tazas incluyen instrumentos que miden “aerosoles, residuos, lluvia y datos” que caen del cielo. La información hace que las tazas “cibernéticas” suban y bajen y los visitantes pueden acceder al entramado conectándose a un wifi local. En una línea narrativa similar, el Environment Dress, de María Castellanos y Alejandro Valverde propone una coraza reactiva al medio (“las distintas variaciones de ruido, temperatura, presión atmosférica, radiación ultravioleta, o cantidad de monóxido de carbono”) y asiste al portador en la mejor gestión de sus recursos.

Opimilk, leche orgánica, hiperlocal y analgésica
Opimilk, leche orgánica, hiperlocal y analgésica

 

Futurismo sostenible

Como es natural, hay mucho JG Ballard y mucho HR Giger. Entre las proyecciones futuristas con trasfondo de crítica social destaca Opimilk, del Museo de Ciencia de Dublín, que pretende acabar con la industria de los analgésicos modificando genéricamente a una familia de vacas para que integren en su leche algo llamado Opiorfina. Esta mágica y analgésica sustancia aparece naturalmente en la saliva de algunos animales y es seis veces más potente que la morfina. Una buena noticia para aquellos que sufren migraña cuando ingieren productos lácteos. La pistola genética de Rüdiger Trojok es un dispositivo biobalístico que parece un tirachinas eléctrico sirve para para disparar sobre una célula una partícula de oro cubierta de ADN que, una vez dentro, se separa de su coraza para modificar inadvertidamente a su portador.

El artista belga Nick Ervinck se inspira en la forma de los órganos y entresijos humanos representados en los manuales de biología para generar “una laringe (o caja de voz) enloquecida”, una escultura expresionista y visceral titulada siniestramente AGRIEBORZ. Tanto o más perturbadora, la serie Seh-Forschung de la suiza Cornelia Hesse-Honegger documenta las mutaciones de insectos recogidos en zonas cargadas de radioactividad, como Chernóbil. Los dibujos son dulces colorines, prácticamente naive, aspecto que consigue aumentar su carga dramática, como si un grupo de niños transmitieran sin darse cuenta los primeros síntomas del apocalipsis. Esta pieza resulta especialmente apropiada en el contexto de talleres en el que está incluída.

La serie Chernobyl de Cornelia Hesse Honegger
La serie Chernobyl de Cornelia Hesse Honegger

La muestra trasciende al espacio, forma parte de la Red Europea de Arte Digital y Ciencia, un proyecto cofinanciado por la UE que une al CERN y el  Observatorio Europeo Austral con seis socios artísticos coordinados por Ars Electronica: el Centro para la Promoción de la Ciencia (Serbia), la Galería DIG en Eslovaquia, la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento, la galería Kapelica en Eslovenia, GV Art en UK, la Science Gallery de Dublín y la propia LABoral en Gijón.

Finalmente, es ya norma habitual en las exposiciones de new media que haya una instalación japonesa que, por ambición, delicadeza o tecnología, brilla con la luz cegadora e injusta de un elfo en tierras ajenas. En este caso, el elfo es Chijikinkutsu de Nelo Akamatsu, una habitación forrada de vasos de agua con agujas magnetizadas y alambres de cobre donde un campo magnético temporal hace cantar a los elementos. Por esta pieza merece la pena ir a horas intempestivas en que no haya nadie.

En reencarnaciones anteriores, el artista recomendaba a los visitantes que se tumbaran en el sueño y cerraran los ojos, atentos al bailar del metal. En este caso, el cemento pulido del edificio -extraordinariamente conductivo- imposibilita el silencio. Pero escuchar la música de las agujas todavía produce un trance. Y meditar en tiempos de desgobernabilidad es pura magia.

The “city symphony” film genre (Die Symphonie der…)

Berlin: Die Sinfonie der Großstadt. – Walter Ruttmann (1927)


Manhatta (1921) – Charles Sheeler and Paul Strand


Rien que les heures (1926) – Alberto Cavalcanti

Etudes sur Paris (1928) – André Sauvage

Man With a Movie Camera (1929) – Dziga Vertov

São Paulo, Sinfonia da Metrópole (1929) – Adalberto Kemeny

Bezúčelná procházka (1930) – Alexandr Hackenschmied

Zentrum für Internationale Lichtkunst Unna

el primer museo del mundo dedicado a la luz en el arte

A casi tres horas de la ciudad de Berlín se encontraba un edificio remoto. Los botellines de cerveza y el ruido del vidrio repicando eran la tónica de la antigua fábrica de cerveza Linden. Fue en los oscuros y turbios sótanos de ese edificio de la ciudad de Unna donde pisó John Jaspers. “¿No es un espacio ideal para hacer algo con luces?”, se preguntó sabiendo ya la respuesta. La cebada fue substituida en 2002 por el arte de la luz, fruto de la mirada de este pintor, escultor y artista gráfico estadounidense, que pasó a ser comisario de The Centre for International Light Art, el primer y único museo en el mundo dedicado exclusivamente al arte de la luz. Los 2.400 m2  de espacio de exposición dan lugar al género de arte contemporáneo light art, que nació fruto del impacto del uso comercial de las luces de neón y de la mano de László Moholy-Nagy, un miembro de la Bauhaus influenciado por la corriente constructivista. El Rembrandt y el Van Gogh del light art, o en otras palabras, Olafur Eliasson y James Turrel, son dos de los artistas que forman la colección de este centro de arte. El museo también cuenta con una sección de exposiciones rotativas, como la de los artistas Anthony McCall, Diana Ramaekers, Regine Schumann, Vera Röhm y Lucinda Devlin, llamada Dark!, expuesta hasta el 3 de abril del próximo año. Una habitación sin luz natural, colores y sombras; superficies de luz en las que los visitantes quedan inmersos ante la oscuridad, como sintiéndose parte de ella. La co-exposición Oscuro II analiza e interpreta el término ‘oscuro’ de una manera diferente, inesperada. La oscuridad en las entrañas de un ser humano desde el juego metafórico de luz y sombras. Entre lo visible y lo invisible. La historia del templo del light art tal y como la imaginó John Jaspers.

The Centre for International Light Art (Berlin)

Las mujeres que eligieron ser cultas para ser libres

http://www.elespanol.com/cultura/20151202/83741653_0.html

LORENA G. MALDONADO

Fueron mujeres en una época en la que a la mujer sólo se le dejaba ser hembra. Niñas bien, iconos pop, sexo fuerte intelectual. Se arremangaron las faldas y se colaron en fiestas reservadas a la testosterona: atriles, laboratorios, escaños. Ya no querían ser musas. Ahora, ellas con la témpera, con la ley, con el tomo de filosofía, con el poemario. Las chicas de la Residencia de Señoritas -cara B de la mítica de Estudiantes- eligieron ser cultas para ser libres.

Fue en 1915 cuando la pedagoga y humanista María de Maeztu inauguró el primer centro oficial español para fomentar la formación superior de la mujer adoptando a 30 alumnas entusiastas. Se instalaron en el hotelito de la calle Fortuny (en Madrid) que habían ocupado sus compañeros antes de que se les quedara pequeño y se mudaron a los Altos del Hipódromo. Su actividad didáctica fue frenética, pero, además, Maeztu se encargó de perfilar a la joven moderna de comienzos del siglo XX ofreciéndole deportes, viajes, conferencias e incluso intercambios en collegesestadounidenses (para disgusto de las autoridades católicas del momento, que se hacían el rosario de ida y vuelta para que las niñas no sacaran los pies del tiesto).

Una clase de matemáticas en la Residencia de Señoritas hacia 1933.

Una clase de matemáticas en la Residencia de Señoritas hacia 1933. Archivo International Institute in Spain

La directora contó con el apoyo de Alberto Jiménez Fraud -su homólogo en la residencia masculina-, de la Asociación de Educación para la Mujer -creada en 1879 por Fernando de Castro- y con el International Institute for Girls in Spain, que aportó proyección extranjera e ínfulas de unas libertades que aquí no habían aterrizado.

MUJERCITAS VANGUARDISTAS

Las chiquillas no tenían más de 16 años y ya eran peligrosas: algunas incluso soñaban con ir a la Universidad. Sabían que la emancipación había que trabajarla de dentro hacia fuera. “Al principio fue complicado: se requería de un permiso paterno para poder acceder, y María de Maeztu, para tranquilizar a los tutores, quiso hacerles ver que la madurez académica no era incompatible con los parámetros de una vida moral”, explica Almudena de la Cueva, comisaria de la exposición Mujeres en Vanguardia, que celebra el centenario de la residencia.

Delhy Tejero, número 6 de la serie La Venus del bolchevique, ilustración para la revista Crónica.

Delhy Tejero, número 6 de la serie La Venus del bolchevique, ilustración para la revista Crónica.Colección Javier Vila Tejero

“Impuso horarios a las internas y, al observar la reticencia de ciertos padres a que las niñas durmieran allí, no hizo obligatorio el internado. También había quien temía que sus hijas pisaran las aulas de la Universidad, así que la directora concertó un método por el que algunas de las señoritas recibían clases preparatorias en la Residencia y sólo iban a las aulas a examinarse”. Maeztu se movía por atajos para edificar su “casa de muchachas aplicadas al estudio”, y bien dejó claro que no deseaba “un casino de intelectuales ni un plantel de sufragistas”. Su afán por inculcarles “un hondo sentimiento de honor, dignidad y espíritu crítico” provocó que fueran la semilla de todo lo conquistado después: luchadoras con hábito a las que no les estorbaban los pechos.

Había algo de rebeldía en esas niñas de pelo corto y abrigo largo que irrumpían en las clases acompañadas de un profesor y ocupaban pupitres apartados de los varones. Mujeres extravagantes hacia adentro que un día firmaban su matrícula universitaria y otro ondeaban un título con su nombre, sin que ningún novio les prestase el apellido. Estudiar las hacía sexys -por autónomas- sin necesidad de ser hermosas, y ese germen académico se extendió muy pronto: “Llegaron tantas que Maeztu empezó a dividirlas en grupos, y al poco, las clases se expandieron por edificios cercanos”, sostiene De la Cueva.

Alumnas de la Residencia de Señoritas estudiando.

Alumnas de la Residencia de Señoritas estudiando. Estampa

Al cierre del centro, en 1936, ya eran 300 por promoción. La muestra Mujeres en Vanguardia -organizada con el apoyo de Acción Cultural Española (AC/E)- puede verse desde hoy hasta el 27 de marzo de 2016 en la Residencia de Estudiantes. Acoge más de 400 documentos, libros, fotografías, archivos sonoros y obras de arte de instituciones como el Museo Sorolla, el Reina Sofía, la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón o la Biblioteca Nacional de España, entre muchos otros. La Residencia de Señoritas se constituyó como un ecosistema independiente, un ring del pensamiento moderno que entrenaba a sus chicas para convencer fuerte ahí afuera. Y sus combatientes, tanto profesoras como alumnas, fueron de excepción.

DE TAL MAESTRA TAL ALUMNA

Hubo docentes de la potencia artística y experimental de Maruja Mallo, pintora surrealista codeada allá en París con René Magritte, Max Erns, Joan Miró o Paul Éluard -el propio André Breton compró en 1932 su obra espectral Espantapájaros-. Sufrió por Rafael Alberti, influyó en Miguel Hernández, fue precursora del arte pop estadounidense y García Lorca aseguró que “toda la belleza del mundo cabía en su ojo”. O María Goyri, ávida investigadora humanista. Un informe franquista, en 1937, la tildó de “persona de gran talento, de gran cultura, de una energía extraordinaria, que ha pervertido a su marido [Ramón Menéndez Pidal] y a sus hijos; muy persuasiva y de las personas más peligrosas de España. Es sin duda una de las raíces más robustas de la revolución”.

Maruja Mallo, La verbena, 1927.

Maruja Mallo, La verbena, 1927. Reina Sofía

También Zenobia Camprubí impartió clases en la Residencia. Mamó del feminismo estadounidense durante sus años universitarios en Columbia y lo trajo aquí como una víscera caliente para liderar el Lyceum Club Femenino. Fue escritora de ego compatible con su amor a otro escritor -Juan Ramón Jiménez-, por quien se desdobló en traductora, secretaria y agente. María Zambrano -Premio Príncipe de Asturias y Premio Cervantes- fue profesora de Filosofía de las niñas; Gabriela Mistral y Clara Campoamor colaboraron en su aprendizaje. Hasta Marie Curie acabó alojándose unas noches en la institución después de una conferencia.

Con estas influencias, no es raro que el centro pariese alumnas como las pintoras Delhy Tejero y Menchu Gal; la periodista pionera Josefina Carabias, la abogada Matilde Huici o la mismísima Victoria Kent, que reformó todo el sistema penitenciario y fue la primera mujer española en intervenir en un consejo de guerra. Por las obras de estas mujeres arrolladoras -y por las de otras anónimas gigantes- pasea Mujeres en Vanguardia.

PAUSA Y LEGADO

Cuando todo comenzaba a parecer posible, llegó la Guerra Civil como una apisonadora. “María de Maeztu presentó su dimisión tras el fusilamiento de su hermano Ramiro a manos del bando republicano”, suspira la comisaria. “El Comité de residentes y antiguas residentes se trasladó a Valencia siguiendo al gobierno de la República, pero allí la idea ya no sobrevivió”. Muchas de ellas emigraron, otras soportaron un “exilio interior que duró varias décadas”. Unas pocas regresaron siendo “auténticas desconocidas”. “Se habían formado con unas expectativas que fueron truncadas”, recuerda la experta. La Residencia de Señoritas pasó a llamarse Colegio Mayor Santa Teresa de Jesús y fue liderada por Matilde Marquina García, miembro de la Falange.

Hermina Adrados y Pilar Rosado de la Iglesia, delante de los edificios de la Residencia.

Hermina Adrados y Pilar Rosado de la Iglesia, delante de los edificios de la Residencia. Archivo familiar Bonet Rosado

Nada fue en vano, sin embargo. “Dejaron un férreo legado. Sólo era cuestión de volver a la carga”, sonríe De la Cueva. Y así lo hicieron sus hijas, y las hijas de sus hijas, que han colaborado, gustosas, en la exposición. A pesar de que en España nunca hayamos tenido presidenta del Gobierno. A pesar de la herencia de la Ley Sálica para acceder a la Corona. A pesar del embudo laboral que dificulta a la mujer alcanzar puestos directivos. A pesar de la brecha salarial. Cuentan que un día, un ministro del momento visitó la Residencia y, sorprendido por los métodos pioneros que empleaban, le preguntó a Jiménez Fraud: “¿Pero usted cree que esto es España?”. Jiménez le miró: “No, pero lo será”.


Exposición
MUJERES EN VANGUARDIA

La Residencia de Señoritas
en su centenario (1915-1936)
Hasta el 27 de marzo de 2016
http://www.residencia.csic.es/

HKW Haus der Kulturen der Welt (Berlin)

http://www.hkw.de

The Haus der Kulturen der Welt is a place for international contemporary arts and a forum for current developments and discourse. Located in the capital city of Berlin, it presents artistic productions from around the world, with a special focus on non-European cultures and societies. Visual arts, music, literature, performing arts, film, academic discussions and digital media are all linked in an interdisciplinary programme that is unique in Europe. In a time when local and national issues are inextricably tied to international developments, the Haus enables the voices of the world to be heard in their great diversity and gives them a productive place in the inner-societal dialogue. In cooperation with artists and experts, it offers visitors opportunities to grapple with the conflicts, challenges and questions of our time: How do our respective living conditions impinge upon each other? What kind of a future do we want to live in? How can we shape our world more intelligently, but also more poetically?

Taking Measures Across The American Landscape (1996), James Corner and Alex S. Maclean

James Corner and Alex S. Maclean – Taking Measures Across The American Landscape (1996)

‘The techniques of representation are never neutral and architecture’s abstract means of imagining and realizing form leave their traces on the work. To understand representation as technique (in Foucault’s broader sense of techne) is therefore to pay attention to the paradoxical character of a discipline that operates to organize and transform material reality, but must do so at a distance, and through highly abstract means.’
Stan Allen – Practice: Architecture, Technique and Representation (2000) James Corner and Alex S. Maclean

From: Periferiadomestica, Socks, Plagiarismisnecessary.